jueves, 2 de agosto de 2012

No tengo plata para los regalos de mis hijos

Estimado señor Farkas:

Nunca pensé que llegaría a esta instancia , pero como dicen por ahí, “no hay pecado en pedir” me tomo la patudez de solicitar vuestra ayuda. He leído varios correos de los que están aquí y para serle franca me da hasta vergüenza pedir su colaboración ya que muchos de los casos son mas merecedores de su atención y el mio no es nada comparado a estos, pero es que se acerca navidad y mi corazón se acongoja, le cuento que soy madre de cuatro hermosos hijos y todos en edad escolar, pertenecemos al sector vulnerable, mi marido trabaja como cajero en el estacionamiento de un mall y yo trabajo de part- time en una conocida empresa de comida rápida, somos una familia de esfuerzo que ha logrado salir adelante. Mi marido es una persona muy inteligente y culta y todos dicen que el merece un trabajo mejor pero el no tiene ninguna profesión, la vida fue muy cruel con su familia ya que su padre falleció cuando el tan solo tenia cinco años y siendo el mayor de cinco hermanos al cumplir la mayoría de edad asumió el liderazgo de la casa, pero eso no le impidió el buscar formas para cultivar sus conocimientos y espíritu. Fuimos víctima ( como muchos) de la crisis asiática, por lo que nos llevo a ir a vivir a Rancagua (antes vivíamos en la hermosa ciudad de Buin) nos costo un poco acostumbrarnos, pero gracias al ser supremo ya eso es cosa del pasado, quiero mucho a esta ciudad, hicimos buenos amigos y tenemos a grandes vecinos, el dinero nunca nos sobro, pero nunca nos falto, hasta ahora…lo mio es pequeño y le escribo con la leve esperanza de ser escuchada, usted tiene hijos y sabe la felicidad que se siente cuando el día de navidad ellos bajan esperanzados por abrir sus regalos, son los primeros en despertar, es el único día en que no se tiene que rabiar pera que se levanten, sus ojitos brillan y no paran de dar las gracias , pero mi corazón se aprieta cada día que pasa porque este año a sido muy difícil y no tan solo para nuestra pequeña familia si no que para todas las familias de Chile, hemos vivido acontecimientos que han marcado a muchos chilenos y que aun no a cesado, pero miro a mis hijos y cuando me dicen lo que le van a pedir al viejito yo les digo que el viejito este año esta muy pobre porque también con el terremoto se le anduvo estropeando la fabrica de regalos se ponen muy triste y la verdad es que ningún niño merece estar triste, ellos son la fuente de energía que nosotros los adultos necesitamos y si esa fuente nos falla que nos queda a nosotros, es por eso que recurro como ultima instancia a usted, quizás no lea este mensaje, pero ruego al supremo que si y si es así que su corazón se hable por usted.
Bueno me despido de usted esperando no haberle causado ningún contratiempo y como dice mi esposo “QUE LAS ROSAS FLOREZCAN EN VUESTRO CORAZÓN”.
Susana Garrido Oyanedel
nasasu17@hotmail. es
98875049
Rancagua.

0 comentarios:

Publicar un comentario